Abierta una nueva cripta en la Iglesia del Hospital.

1206

Tras la apertura de la Cripta de la Capilla Dorada de la Parroquia de la Purificación, y teniendo conocimiento de su existencia, se ha procedido a acceder a una nueva cripta, que se encuentra en el subsuelo de la Iglesia del ExConvento de la Asunción, la conocida como “Iglesia del Hospital”.

Una vez dentro de la misma, se procedió a documentar la estancia y siguiendo el procedimiento que dicta la ley, se ha puesto en conocimiento de las autoridades en materia de patrimonio y cultura tanto del Ayuntamiento, como de la Junta de Andalucía. También, lógicamente se ha informado al Obispado de la Diócesis de Córdoba, titular de la Iglesia.

Históricamente, todas las Iglesias que pertenecían a conjuntos conventuales, contaban con sus propias criptas para realizar los enterramientos de los priores o personas importantes de la institución. Entendemos que la cripta de la que ahora os hablamos, inicialmente perteneció al convento franciscano y sirvió para el enterramiento, en un lugar de gran importancia como el Presbiterio, de sus moradores. En ese tiempo la escalinata de acceso principal debió estar abierta bajo la cúpula, o cerrada con alguna losa que se abría en ciertos momentos del año para el culto y para las ceremonias fúnebres.

Hueco de acceso a la cripta por el que se depositaban los restos.

Tras la desamortización, y una vez el convento desapareció y con él los monjes que lo habitaban, la cripta se cerró definitivamente en su entrada principal y se le abrió un segundo acceso, esta vez en su parte trasera, desde la cámara inferior bajo el camarín donde se encuentra la imagen del Señor de la Humildad, posiblemente para uso del Hospital municipal creado a finales del siglo XIX.

Este acceso fue concebido para desde él, arrojar los cadáveres a la cripta que, había dejado de ser un lugar emblemático de enterramientos para convertirse en un osario en el que los cuerpos eran apilados. La entrada está formada por un pequeño hueco con una rampa pronunciada, por la que se introducían los cuerpos. Una vez apilados, algún operario entraría a repartirlos por toda la superficie de la cripta.

Por el momento desconocemos, a falta del estudio arqueológico y antropológico, la época y la procedencia de los restos óseos que se han encontrado en la cripta.

Con la preceptiva autorización de la Delegación Territorial de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, y dirigido por un equipo multidisciplinar formado por un arqueólogo, un antropólogo y un arquitecto, se va a realizar un proyecto con la finalidad de estudiar y poner en valor la cripta. La idea es hacer accesible a todos ese enigmático espacio. Para ello se han de clasificar previamente los restos arqueológicos y los restos humanos existentes, comprobando así su historia y su procedencia.

Vista general de la cripta con la escalinata de acceso al fondo.

La apertura y puesta en valor de la Cripta, forma parte del programa de recuperación que desde hace varios años viene promoviendo y desarrollando la Cofradía de la Humildad en colaboración con la Cofradía de la Amargura. Con Rafael Fernández Reina a la cabeza, se han recuperado las bancas de madera, se ha pintado por completo toda la Iglesia, se ha pulido la solería, se abrió la puerta de la Sacristía, se limpió el retablo mayor y se ha restaurado el camarín del Humilde recuperando algunas de las pinturas originales. Con la llegada de Cristóbal Beato, se abre una nueva etapa en la que se continúa la labor de la anterior directiva y se sigue apostando firmemente con trabajo y una importantísima aportación económica por el mantenimiento y la conservación de este bien, declarado de interés cultural por la Junta de Andalucía.

Esta cripta, al igual que la aparecida en la Iglesia de la Purificación, es parte esencial del patrimonio de Puente Genil, así como un elemento original de la Iglesia que hoy en día cuenta con la declaración BIC. Conocer su existencia nos obliga a ponerla en valor y hacerla visitable para que todos los habitantes de Puente Genil puedan disfrutar de un elemento de gran valor histórico que hasta la fecha se encontraba oculto.

Vista general de la cripta desde la entrada principal con la abertura nueva al fondo.
Habitáculo bajo el camarín del Humilde desde el que se accede a la cripta.