“Aliento de Vida”, una fuente de esperanza para salir del abismo

7051

Hablamos con el presidente de esta asociación, Francisco Javier Giráldez

Aliento de Vida es un halo de esperanza para personas con problemas de adicción. Su situación y la de sus familiares se encuentran en un callejón sin salida. Este escenario, desgraciadamente, se repite con más frecuencia cada día. Frente a él viene luchando el colectivo que integra la entidad “Aliento de Vida”.

 Esta entidad comienza a dar sus primeros pasos creando grupos de autoayuda dirigidos a personas con problemas de adicción a determinadas sustancias. Se formalizan así, unas sesiones terapéuticas para personas alcohólicas y drogodependientes en un espacio cedido por la Delegación de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Puente Genil.

De este modo, nace el proyecto fraguado por Francisco Javier Giráldez, una persona que permaneció atado a las drogas durante 24 años de su vida. Tras su rehabilitación, hace ya algunos años y experiencia vivida, tenía claro centrar su trabajo y esfuerzo en ayudar a aquellas personas con problemas adictivos a sustancias.

Así nace la Asociación “Aliento de Vida”, creada en 2016 si bien desde 2013 ya se inicia este camino que conduce a la persona adicta a buscar una vida plena, digna y con valores. A enseñarles que se puede vivir sin consumir sustancias adictivas, pero además a proporcionarles las herramientas necesarias para cuando vuelvan de nuevo a integrarse en la sociedad. Esta es la base y la filosofía de trabajo que Javier, presidente de esta asociación, asimiló en el centro de desintoxicación y que aplica dice, a la metodología de trabajo llevada a cabo con las personas ingresadas en las instalaciones de Aliento de Vida.

Sólo Puente Genil se ha trasladado hasta sus instalaciones, ubicadas en el Polígono Huerto Francés, una nave cedida por el Ayuntamiento de Puente Genil y con quien tiene firmado un convenio por 10 años de duración. Hemos mantenido una entrevista con el presidente de Aliento de Vida para hablarnos de su nuevo proyecto, la creación de una comunidad terapéutica, uno de los grandes anhelos de esta asociación.

Aliento de Vida creará una comunidad terapéutica para personas drogodependientes, un recurso muy demandado por la sociedad

Más de 7.000 m2 cuadrados en el km 9,2 de la A-318 Puente Genil – Herrera

Este proyecto se acerca cada vez más a la realidad, dice el responsable de Aliento de Vida, después de varios años buscando unas instalaciones adecuadas para albergar un centro de estas características. Las condiciones para la adquisición de estos terrenos son muy favorables para la asociación, indica Giráldez. La Sociedad Isidro con García e Hijos S.L, ha mostrado su sensibilización y empatía con un proyecto cuyo objeto es la prestación de recursos durante el proceso de desintoxicación de personas drogodependientes.

La rehabilitación del edificio para adaptarlo a un centro terapéutico será realizada a través de la terapia ocupacional de los usuarios y la red de voluntarios, la misma dinámica de trabajo empleada en las actuales instalaciones, adelanta el presidente. Hace un llamamiento para crear una red colaborativa que ayude a materializar este proyecto, el cual pretende ofrecer una serie de recursos muy demandados por la sociedad.

“La persona adicta cuando decide dar el paso para rehabilitarse es porque ha tocado fondo”

A lo largo de estos años, Aliento de Vida ha registrado más de un millar de personas solicitando información y asesoramiento para rehabilitarse, aunque no todas se han acogido a un programa terapéutico. Para dar este paso la persona adicta tiene que tocar fondo, asevera Javier Giráldez. “Tiene que estar convencido y hacerlo en el momento justo, muchas veces llega esta oportunidad para la persona y su familia y no encuentran centros de desintoxicación, hay una lista de espera en los CPD (Centro Provincial Drogodependientes) que va entre los 3 y 6 meses. Cuando son llamadas para su ingreso, a veces suelen rechazar este recurso de ayuda porque no está preparada”.

Actualmente, Aliento de Vida acoge en sus instalaciones, Huerto del Francés y Doctor Moyano Cruz a 8 personas ingresadas siguiendo el programa de desintoxicación dirigido por un equipo multidisciplinar (psicóloga, terapeuta, pedagoga e integradora social). Además de ofrecer tratamientos ambulatorios y un programa de continuidad, éste subvencionado por la Junta de Andalucía. Proporciona un soporte psicológico a las familias y personas adictas mediante terapias individuales y grupales.

Por otro lado, tiene firmado un convenio con el Centro Penitenciario de Córdoba, donde los penados libran sus condenas prestando servicios y trabajos a beneficio de la comunidad, en este caso a la asociación Aliento de Vida.

Hemos podido observar la disciplina y un conjunto de normas establecidas a fin de armonizar la convivencia y adquirir responsabilidades. Es una de las premisas en el decálogo de trabajo de esta asociación. Viven como si fuera una familia, todos tienen sus funciones en el día a día.

Unos se dedican a las tareas propias del hogar, otros a desempeñar tareas comerciales en el rastrillo que tienen en el Polígono Huerto del Francés. Realizan trabajos de mudanza y también limpieza de vehículos, son también fuentes de ingresos que sumadas a las ayudas recibidas por parte de las distintas administraciones pueden seguir luchando por un proyecto de vida que emprendieron hace ahora 8 años.

Los frutos de este arduo trabajo empiezan a aflorar, esta semana se ha dado la primera alta a una de las personas que ha seguido el programa de desintoxicación de esta entidad.

Aliento de Vida, con su trabajo, tesón y responsabilidad demostrados durante este tiempo se ha ganado la confianza de las administraciones más cercanas y algunos empresarios de Puente Genil. La gratitud del presidente es manifiesta durante su alocución. Apostilla que seguirá llamando a más puertas para que la comunidad terapéutica sea una realidad.

Os deseamos mucha suerte y que ese Aliento siga enganchado a la Vida.