El tramo de sentido único en la calle Poeta Antonio Serrano, novedad en el tráfico en la zona del Mirador del Genil

170

La delegación municipal de Tráfico y Seguridad Ciudadana ha introducido una serie de cambios en el sentido del tráfico rodado en la zona del Mirador del Genil. Concretamente, la calle Poeta Antonio Serrano –en la trasera del IES. Juan de la Cierva-, que hasta ahora era de doble sentido, queda en un único sentido de circulación ascendente en el tramo comprendido entre las intersecciones con Avenida de Andalucía (rotonda) y la calle Cortes Españolas. Además, se han establecido varias señales de Stop en este tramo con la idea de dar prioridad a los vehículos que salen de las calles adyacentes.

No varía el sentido de circulación para quienes suben desde el Río de Oro y quieren acceder al Polideportivo Municipal, ya que justo donde se realiza el giro a la izquierda es donde comienza la prohibición para continuar por la calle Poeta Antonio Serrano. No obstante, la medida sí afecta a los residentes en las calles Las Jaras, Tomillo, Lentisco y Las Cañas, puesto que para acceder a las mismas desde el Río de Oro, será obligatorio bajar o por la calle Dolores Reyes “La Canija” o por la calle Madre Teresa de Calcuta.

La medida ha cogido por sorpresa a muchos de los vecinos de la zona, que durante los últimos meses habían mostrado su preocupación ante la excesiva velocidad a la que venían circulando los vehículos que transitaban por la calle Poeta Antonio Serrano, donde existían unas bandas reductoras de velocidad que fueron retiradas el pasado año. Ante esta situación, los residentes esperaban que se volvieran a instalar dichas bandas reductoras, o que, en su defecto, aumentara la vigilancia para sancionar a estos conductores. Del mismo modo, los vecinos también han visto cómo se han instalado en varias de las calles anteriormente referidas señales de cambio semestral de estacionamiento.

En todo caso, está por ver la efectividad de las medidas, ya que en la calle Poeta Antonio Serrano es habitual ver a vehículos estacionados a ambos lados de la calzada, un aspecto este que dificulta notablemente la visibilidad en las intersecciones y que este verano ya dio lugar a algún que otro accidente.