Empresario natural de Puente Genil, detenido por vender mascarillas no homologadas

1403

Un empresario de Puente Genil ha sido detenido por la Guardia Civil acusado de formar parte de una red dedicada a la venta de material sanitario no homologado comprado en China a ayuntamientos, farmacias y empresas de toda España.

Según ha informado El País, la investigación comenzó a raíz de la voz de alarma dada por una farmacia de la localidad abulense de Arenas de San Pedro (Ávila), que alertaba de que un comercial, le ofrecía a principios de este mes de abril, cuando la escasez de material sanitario en pleno estado de alarma era acuciante, mascarillas quirúrgicas a 1,40 euros la unidad y FFP2 a 5,90 euros (+IVA). La farmacéutica desconfió del comercial y puso el caso en conocimiento del Instituto Armado, que inició una investigación que finalmente ha desembocado en la detención de dos personas, con ocho más investigadas.

Según avanza el periódico, la red criminal, ubicada en una localidad de la provincia de Ávila, llegó a vender 260.000 mascarillas y obtuvo unos beneficios de más de 300.000 euros, según los investigadores, de ahí que se acuse a los detenidos de un presunto delito contra la salud pública, estafa, contra la propiedad industrial, asociación ilícita, blanqueo de capitales y falsificación de documento público.

El rotativo apunta que este empresario pontanés, reside en Madrid y dirige junto a su mujer una inmobiliaria dedicada a alquilar viviendas de lujo. Al parecer, la empresa está a nombre de ella y con su aval compraron en abril dos centros sanitarios privados que les sirvieron de tapadera para adquirir el material sanitario con proveedores chinos. El matrimonio tiene una segunda residencia en Candeleda (Ávila), adonde se fueron a pasar el confinamiento, siendo el empresario detenido el pasado 15 de abril.

Aludiendo a fuentes de la investigación, el diario asegura que fue en esta localidad donde comenzaron a establecer el entramado criminal, empezando a ofrecer su nuevo material entre sus contactos y posteriormente a empresarios conocidos de distintas provincias. La denominada operación “Coronofarma” tuvo una segunda fase, donde los investigadores inspeccionaron centros médicos incautándose de diverso material informático y documentación relacionada con las ventas fraudulentas. El diario también confirma que tras realizar un “exhaustivo análisis de la documentación facturada y de los registros informáticos, se pudo determinar que había otras 6 personas implicadas (familiares y amigos del empresario) que estaban encargadas de realizar las facturaciones, compras, recepciones, almacenajes, distribución logística, transporte y entrega de la mercancía”.

Las ventas fraudulentas se han detectado en Ayuntamientos, farmacias y empresas de las localidades de Ávila, Salamanca, Guadalajara, Gerona, Santander, Tenerife, Talavera de la Reina, Córdoba, Madrid, Barcelona, Sevilla, Cáceres, Toledo entre otras.

La operación finalizó, desarrollada por el Equipo Territorial de Policía Judicial de la Guardia Civil de Arenas de San Pedro (Avila) culminó con la detención del socio y amigo de empresario pontanés, encargado de organizar a toda la trama empresarial para realizar todo el proceso de la compra y venta de las mascarillas.