OPINIÓN: Es tiempo de Radares

6789

La cosa se va normalizando, vuelven los radares

Creo que el hecho de que volvamos a encontrarnos con los problemas del día a día abriendo las noticias (o nuestro interés), junto con el obligatorio parte del día, es uno de los mejores indicativos de que está j***** pandemia va empezando a normalizarse en nuestras vidas y si todo marcha bien, va empezando a dejar de tenernos cariño (aunque con menos prisa de lo que nos gustaría).

Estamos de ida en la última tanda de las vacaciones/escapadas o a la vuelta, porque todos, más cerca o más lejos, hemos aprovechado para movernos algo, aunque sea al pueblo de al lado, eso sí, con menos calor a ser posible… Y en estos momentos es cuando uno se acuerda de que por Puente Genil sigue sin transitar la legendaria Autovía del Olivar, salvo que preguntemos a «San Google» que según él está construida, asfaltada y señalizada desde hace años… Bueno, o también podemos preguntar a Rosa Aguilar o Juanma Moreno (Bonilla, según sus opositores), que la última vez que vinieron en sus respectivas campañas electorales, se despidieron diciendo que la próxima vez que estuvieran por aquí, «vendré por la Autovía del Olivar»…

Sin Autovía del Olivar, pero al menos se arregló la A318

Eso sí, hay que recordar que ninguno de los dos ha vuelto a Puente Genil que se sepa, con lo cual, por el momento, siguen cumpliendo su promesa… Y por otro lado, que ahora desde la Junta de Andalucía, la parte de la A318 desde la estación de AVE, la Variante y hasta el puente cercano a Vipreluc, la han dejado que da gusto, que estaba ya la carretera para hacer pruebas de amortiguadores… Así que, al César lo que es del César, «minipunto» para Juanma, pero solo por el momento, eh! Que aún tenemos que ver que el arreglo dure y que cumpla con la Autovía


Digo lo de la autovía aparte de por hacer un poquito de sangre (que el tema ya se está convirtiendo en un clásico como el de los casi 18 años del cuartel de la Guardia Civil), porque las carreteras nacionales y autonómicas, se han convertido en el nuevo caladero de pesca predilecto de los radares móviles y aquí, estamos rodeados de autonómicas, así que… atemos cabos.


Puente Genil está conectado con las dos autovías (A92 y A4) por sendas carreteras autonómicas, la A-304 (en dirección a Aguilar) y la A-318 (en dirección a Lucena o a Estepa). Y a nadie escapa que esos tres trayectos están minados de puntos negros en los que todos conocemos a alguien con algún accidente (de todo tipo) en ellos. También sabemos todos dónde se suelen «plantar» los radares móviles, pero por algún motivo, no coinciden con esos puntos más peligrosos… Y eso, da que pensar.


Si consultamos cualquiera de las aplicaciones tipo «aquíhayunradar.com» nos suelen poner el aviso de «atención, posible radar móvil» en un lugar donde lo más peligroso que nos puede pasar es pegar un frenazo porque se nos ha ido la velocidad por encima de donde marcan la señales, porque sencillamente no percibimos ni peligro, ni velocidad. Que no digo que tengamos que pensar que solo tienen afán recaudatorio, pero es que no ponen nada fácil hacernos pensar lo contrario.

Es como si alguien plantease colocar los radares en los sitios donde la diferencia entre la velocidad permitida y la velocidad percibida es mayor… o lo que viene a ser lo mismo: en grandes rectas, a ser posible en bajada y si puede ser, con alguna señal que reduzca la velocidad sensiblemente unos metros antes y que nadie entienda que diablos pinta ahí… Sitios donde no se recuerda que nunca haya habido un accidente y se nos antoja bastante complicado que lo vaya a haber.

¿Afán recaudatorio en los sitios donde se «plantan» los radares móviles?

Porque si vamos a Lucena, puede ser que nos encontremos el radar en la enorme «recta de Vipreluc», en la de la refinería antes del cruce de Moriles… O hacia Aguilar, podemos encontrarlo a la altura de la bodega, por la laguna Zoñar, llegando a la Autovía… O yendo para Estepa, en «la bajada del AVE» o en las rectas tras pasar Herrera… Y ninguna de esas corresponde precisamente con un punto negro, que igual es por eso por lo que no lo son, pero qué quieres que te diga, se presta a la duda.

Evidentemente, también los hay apostados en sitios complicados, y son de los que evitan accidentes y salvan vidas, no hay que olvidar que hace poco teníamos en la provincia de Córdoba uno de los radares (fijo en este caso) con más denuncias de toda España, situado en la bajada de la Cuesta del Espino y a nadie escapa que aparte de repartir multas, ha evitado muchos accidentes, porque el sitio, se las trae. El pasado año Andalucía encabezó la lista de denuncias por radares (más de medio millón, con un 21% del total nacional) y en Málaga el radar más «hiperactivo», en la A7- Km 246 (dirección a Torrox, Rincón de la Victoria…)

Así que aparte de recomendarte que tengas toda la precaución del mundo en carretera por razones obvias, que aunque los chapistas también tienen que comer, no estamos para arriesgarnos a perder a nadie en el camino y es preferible que nos arreglen algún roce con algún bolardo… Ten mucho cuidado cuando hagas los primeros o los últimos kilómetros para salir o llegar a Puente Genil, no vaya a ser que a que la vuelta de las vacaciones, te llegue un sobre con ventanita negra a casa dándote una alegría en la cuenta del banco.