Fran Pérez, un cortador de jamón muy premiado y muy particular

7437

Fran es un tipo muy particular, no solo por el buen humor que gasta y que se aprecia en prácticamente todo lo que hace, sino porque en lo que a su negocio se refiere, nunca tiene un NO por respuesta… Así que al más fiel estilo Santiago Segura (solo le falta la camiseta), lleva tanto la pasión en lo que hace como la intención de lo conozcan tatuado a fuego.

Mas allá de lo que todos vemos en redes y en TV (que desde hace unos años se ha convertido en un asiduo a Andalucía Directo de Canal Sur y a Zapeando de la Sexta), más allá de las tartas y los pasos de Semana Santa hechos con jamón… Detrás del personaje hay trabajo bien hecho, una buena cabeza y muchas, muchas horas que se ven menos, pero que son imprescindibles para rendir a ciertos niveles.

Aparte de acercarnos y tomar nota de lo que le funciona en un modelo de negocio tan personal como su propietario, Fran nos acerca al mundo de los concursos de corte de jamón, en los que más allá de la habilidad o la velocidad, como todos podríamos pensar (al menos yo lo hacía), busca básicamente la excelencia en todo lo que tiene que ver con lo que todos hemos hecho en alguna ocasión con más o menos fortuna: «pelar» una de esas joyas gastronómicas que te hacen sentirte orgulloso de ser de aquí.

Empezamos a hacer boca con un posible concurso benéfico de corte de jamón a favor de AFASUR

Según lo vaya permitiendo el final de la pandemia, Fran y la directiva de AFASUR preparan un concurso benéfico de corte de jamón, en el que evidentemente no participará, pero que sí organizará, aprovechando la experiencia en tantas participaciones para conseguir una buena ayuda a uno de los colectivos que más necesitamos en Puente Genil para el cuidado de nuestros mayores con algún tipo de deterioro cognitivo.

Nos mantendremos alerta tanto a esto, como a los nuevos premios, que a buen seguro, se traerá Fran para Puente Genil… Y a las sorpresas comestibles que sea capaz de darnos, porque nunca un tipo con un cuchillo en la mano había sido tan «divertidamente peligroso» (por favor que se entienda la frase, que si no…)