La AUGC espera que las instalaciones del nuevo cuartel de la Guardia Civil de Puente Genil «respondan a las necesidades»

164

La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), ha mostrado su deseo de que las nuevas instalaciones del cuartel de la Guardia Civil de Puente Genil respondan a las necesidades del que es, actualmente, el puesto de seguridad ciudadana con más plantilla de toda la provincia.

En el transcurso de un comunicado emitido con motivo del Día de la Guardia Civil, la AUGC afirma que en nuestra localidad “tras 17 años de retrasos y litigios parece que al fin se llevará a cabo el traslado al nuevo acuartelamiento”. “Los guardias civiles de Puente Genil han tenido que convivir con grietas, humedades y numerosas deficiencias, por lo que esperamos que las nuevas instalaciones respondan a esas necesidades, y que no ocurra lo mismo que en otras poblaciones, cuyas nuevas construcciones presentaban anomalías desde su estreno”, señala el comunicado de la AUGC.

En su comunicado, la AUGC señala que “desde hace muchos años, Córdoba es la provincia andaluza con menos guardias civiles, y tiene más de 200 vacantes sin cubrir, pero incluso aunque se cubrieran no se solucionaría el problema, porque es necesario incrementar el catálogo, que hace ya mucho tiempo quedó obsoleto para las necesidades de seguridad de esta provincia. En este mes se están incorporando los componentes que llegan destinados de otras provincias, pero a la vez que vienen efectivos de fuera otros se marchan de nuestra provincia, por lo que la situación se mantiene igual, hasta el punto de que algunas unidades apenas pueden sacar patrullas a la calle o abrir las dependencias para atender a la ciudadanía”.

Para la AUGC “la Dirección General de la Guardia Civil está creando continuamente nuevos equipos especializados, como los ROCA (robos en el campo), los PEGASO (seguridad aeronáutica), más recientemente los de Ciberdelincuencia, y hace apenas unos días los dedicados a la Violencia de Género, que AUGC llevaba años reclamando. Pero el problema es que se crean estos equipos especializados sin dotarlos de personal y medios propios, por lo que para ponerlos en marcha se detrae al personal de los Puestos de Seguridad Ciudadana en las distintas localidades de la provincia, agravando el problema de déficit de plantilla que ya padecen esas unidades y perjudicando en definitiva a la ciudadanía”-

En el ámbito de los vehículos, la organización dice llevar mucho tiempo denunciando que el parque móvil de la Guardia Civil en la provincia de Córdoba cada vez es más reducido y más viejo. “En los últimos años ha ido disminuyendo el número de vehículos asignados a la Comandancia cordobesa, causando baja 92 de ellos entre 2017 y 2021, mientras que en ese periodo de tiempo han llegado 58, por lo que se han perdido 34. Esto ha conllevado el envejecimiento y deterioro de la flota, con una media superior a los doce años de antigüedad, y 99 vehículos por encima de los quince años o 300.000 kilómetros recorridos. Y según ha respondido el Gobierno a los parlamentarios cordobeses del Partido Popular, en 2021 ya son 42 los vehículos con ITV desfavorable. Al haber menos vehículos se les acumulan los kilómetros recorridos, y eso unido a que son más viejos da lugar a que sufran averías frecuentes, por lo que no están disponibles en las unidades, y además se produce un coste económico muy elevado. De hecho, en 2020 se gastaron más de 342.000 euros en reparación y mantenimiento de la flota asignada a la Comandancia de Córdoba, superando las cuantías invertidas en años anteriores. Desde 2012 son ya 2.778.000 euros gastados. Y a los 342.000 euros que se gastaron el año pasado hay que sumar los 126.000 dedicados a la flota que la Agrupación de Tráfico tiene en nuestra provincia”.

Por otra parte, AUGC indica que “año tras año las partidas presupuestarias para infraestructuras de la Guardia Civil en la provincia de Córdoba son insuficientes, por lo que la jefatura se ve obligada a priorizar las actuaciones más perentorias, dejando de lado muchas otras que son muy necesarias. Desde AUGC gradecemos el esfuerzo de otras instituciones, como la Diputación Provincial con los acuerdos anuales y los ayuntamientos mediante el PROFEA, que permiten acometer algunas mejoras, pero sin solucionar los problemas más graves. La mayoría de edificios de la guardia civil en esta provincia son muy antiguos, algunos incluso tienen más de cien años, y en varios Puestos se está trabajando desde hace años en dependencias provisionales que no son adecuadas”.  “Hay muchos guardias civiles en la provincia de Córdoba que no tienen asignados chalecos antibalas individuales, por lo que se ven obligados a compartir los pocos que hay en sus unidades, con todo lo que ello conlleva en materia de salud laboral y seguridad, pero además padecen otras carencias de medios materiales, como defensas extensibles, pistolas táser, cámaras fotográficas, equipos informáticos, mobiliario de oficina, taquillas, y otros”.

Por último, “en 2020 se incrementaron los expedientes disciplinarios a guardias y cabos de la provincia de Córdoba, y sin embargo en cómputo global de todas las escalas descendieron. Y tomando como referencia 2018, las sanciones disciplinarias crecieron en 2020 un 50%, pero además en 2021 la cosa no mejora, porque por ejemplo, solo en el mes de agosto se han iniciado tres expedientes a afiliados de AUGC, por lo que quizá cuando acabe el año estemos ante un nuevo crecimiento. Este excesivo rigor disciplinario en nuestra provincia desde hace décadas afecta casi exclusivamente a la escala básica de cabos y guardias, rigor que es injustificado e innecesario, como demuestra el hecho de que muchas sanciones sean anuladas posteriormente por los tribunales militares, sobre todo gracias al trabajo de los servicios jurídicos de AUGC”.

El comunicado de AUGC concluye afirmando que “hace ya más de año y medio que el jefe provincial de la Guardia Civil, el Coronel Juan Carretero, no se reúne con las asociaciones profesionales, a pesar de habérselo solicitado expresamente y por escrito. Pero es que además tampoco contesta a los escritos que AUGC le dirige, porque desde diciembre de 2020 son ya nueve escritos de esta asociación profesional a los que no ha dado respuesta, a pesar de que tratan sobre cuestiones tan relevantes como riesgos laborales, infraestructuras, medios y organización del servicio”.