OPINIÓN: Alquilar vivienda en Puente Genil: una carrera de obstáculos

8124

Artículo de opinión de Reyes Estrada

Mi amiga Eva se ha independizado de su familia, pero bajo su mismo techo. Ha montado un “estudio” en su habitación de toda la vida, con su propia tele, su sofá y una mesa para cenar. Desde su ventana puede ver un bloque de tres pisos vacíos se va deteriorando por semanas. Con su sueldo no puede pagar la entrada de una hipoteca, pero tampoco el alquiler al precio que “el mercado” ha puesto a cualquiera de esos tres pisos que, con un pintado y medio alicatado, se ajustaría a sus necesidades.

Mi amigo Óscar, sin embargo, heredó una casa antigua que le cuesta mantener y que tiene vacía, porque aunque no consigue venderla a un precio razonable, no está seguro de invertir en ella para alquilarla, por los riesgos que le pueda ocasionar.

Cualquiera que pasee por el casco histórico –y no tan histórico–, verá que de cada tres edificios antiguos, uno se cae a trozos. No es una exageración: en 2018 se elaboró el Plan Municipal de Vivienda y Suelo de Puente Genil que señala que un tercio, repito, ¡una tercera parte! de las viviendas de Puente Genil están deshabitadas. El boom inmobiliario de hace casi dos décadas acrecentó el problema: el incremento del valor del suelo, la escalada de precios y la fiebre generalizada convirtió cada una de nuestras tradicionales casas de anchos muros y hermosos patios en pequeños bloques de pisos para 3 o 6 familias. Se rompía la forma de vida tradicional, esa relación casi familiar con los vecinos de la casa arriba y de la casa abajo, los de en frente y los de la esquina. En diez años dejamos de reunirnos al fresco en el patio o en la puerta de las casas, para visitar a la familia una noche de verano a la brisa del aire acondicionado. Esto sí que es romper el sur de España y lo demás son tonterías.

Tantísima vivienda nueva dejó fuera de juego a la vivienda de segunda mano. Y si bien la vivienda unifamiliar humilde y habitada se renueva poco a poco, las grandes casas señoriales y los edificios con división horizontal amenazan ruina. La situación es especialmente preocupante en el casco histórico, no hay más que bajar por Calle Aguilar, Horno, Cuesta Romero o Cuesta Baena. Una ruina que es contagiosa: los problemas de insalubridad, deterioro estético y degradación de los edificios abandonados hacen que también pierdan valor las viviendas cercanas y todo su entorno, que acaba despoblándose.

Esta estampa de multitud de viviendas cerradas contrasta con la mucha gente joven y no tan joven, de Puente Genil y de fuera de Puente Genil que viene temporalmente a trabajar a nuestro pueblo, busca vivienda en alquiler y suda tinta hasta encontrarla. Mención aparte merece el drama que sufren las personas migrantes trabajadoras que o son rechazadas sistemáticamente como inquilinas, o son directamente atracadas con alquileres abusivos por parte de propietarios sin escrúpulos, una práctica con tintes mafiosos que bordea la ilegalidad y debe vigilarse de cerca.

Ante esta situación y la pasividad de nuestro gobierno local, -casi cuatro años lleva el completo Plan de Vivienda cogiendo polvo en un cajón-, el Grupo Municipal de Izquierda Unida en Puente Genil ha desarrollado una propuesta muy concreta para empezar a solucionar el problema, incentivando el aumento de oferta de vivienda en alquiler para que esté más equilibrada con la demanda y de paso ayude a poblar barrios en vías de abandono, recuperando sus edificios deteriorados. Se trataría de que el Ayuntamiento intermediara entre personas que necesitan una vivienda de alquiler y las propietarias que ven sus casas caerse sin remedio, ofreciendo garantías y ventajas a unas y a otras.

Desde Izquierda Unida os invitamos a seguir este debate en el próximo Pleno del día 27 de septiembre, donde veremos el nivel de compromiso y las soluciones que se planteen desde todos los grupos políticos.

La foto de alcaldía que queremos ver en las noticias es la de una familia pontanesa firmando un contrato de alquiler conseguido con el apoyo de su Ayuntamiento, algo que bien merecería nuestro aplauso. La Constitución y las Leyes dan el margen suficiente para ello. Y en otros sitios se ha conseguido. Aquí, también se puede.

Reyes Estrada Rivas

Concejala de Izquierda Unida Puente Genil