OPINIÓN: No es lo mismo subir impuestos que subir impuestos

8722

Artículo de opinión de Jesús David Sánchez, portavoz de IU Puente Genil

No es lo mismo sobre todo porque depende de a quién se suben, por qué se suben, y cómo se suben. Esas son las claves para diferenciar entre una subida justa o injusta de impuestos, como la que ha anunciado el Gobierno local.

Partimos de la necesidad de pagar impuestos para sostener servicios públicos que generen bienestar y progreso reduciendo desigualdades (sanidad, educación, servicios sociales…); y en el ámbito local, para garantizar cosas tan básicas como limpieza, mantenimiento urbano, movilidad, cultura, actividades deportivas, luz y agua, entre otras tantas cuestiones de las que nadie quisiera prescindir en su barrio.


Al grano. Resulta que el Gobierno local de Puente Genil dice que recauda impuestos por debajo de la media provincial, y que tiene que subirlos para hacer frente a necesidades presupuestarias que garanticen servicios públicos. Lo que pasa es que es el mismo equipo de Gobierno que lleva diez años hablando de superávits, de milagro económico, de no saber qué hacer con los remanentes del año pasado, presumiendo de congelar tasas y otros cuentos de la lechera que, oh sorpresa, han terminado por estamparse contra el muro de la cruda realidad.


También es el mismo Gobierno que ha gestionado presupuestos al alza con la misma alegría que dejaban escapar millones en subvenciones (fondos europeos, caminos rurales, etc.), ha causado sobrecostes cuantiosos para terminar algunas de las poquitas obras que se han hecho. Y no ha sido lo público la prioridad: han privatizado e intentado privatizar la gestión de servicios grandes (alumbrado público), medianos (la piscina cubierta, hoy cerrada) y pequeños (¡hasta el gabinete de prensa!). Todo esto gracias a una mayoría absoluta con la que gobiernan durante más de la mitad de los mandatos. Digo yo que un poquito de responsabilidad sobre la actual urgencia de ingresos tendrán.


Y ahora han optado por dar la solución más fácil a un problema bastante complejo: un arreón del IBI del 10% de una tacada a todo el mundo por igual. Corrijo. A todo el mundo no, porque a quien no se le pasa el recibo le da igual la subida, la bajada y la congelación. Y ya avisamos hace años que había que hacer las inspecciones que no se hacen para detectar una presumible bolsa de no contribuyentes que ni siquiera tienen que escapar a sus obligaciones, porque el Ayuntamiento no los busca. La respuesta, la de siempre: “estamos trabajando en ello”. Y mientras tanto, que paguen los de siempre, y que paguen más.


Un gobierno que se dice progresista debería estudiar todas las maneras de procurar que pague más quien más tiene y mejor puede pagar. Hacer tabula rasa y pedir el mismo esfuerzo a todo el mundo sin tener en cuenta otros factores, es tratar igual a los distintos y tan injusto como tratar distinto a los iguales. El IBI no entiende de ricos ni pobres, empleados o desempleados, ni de que alguien de cierta edad suele tener una casa más grande y una pensión mucho más pequeña que alguien de mediana edad con el doble de salario, por ejemplo.

«Han optado por la solución fácil, subir los impuestos a todos como siempre, en lugar de pedir más a quien más tiene»


Tampoco es razonable exigir todo el esfuerzo del tirón el mismo año, sin plantear una actualización gradual que permita trabajar en otras fuentes de financiación, ver cómo evolucionan los ingresos e ir adaptándose poco a poco a las necesidades en su justa medida. Es inevitable sospechar que el subidón de este año se debe a la intención de congelar tasas el año que viene porque, sí, lo has adivinado, el año que viene es año electoral, y esa propaganda electoral a costa de la no subida de impuestos la vamos a pagar
por adelantado este año.


Más allá de gestionar mejor para racionalizar el gasto, la política justa de subida de ingresos es posible por distintas vías que hemos apuntado y propuesto desde Izquierda Unida. Que haya un proyecto de Ley de Vivienda que vaya a permitir subir quince veces el IBI a las viviendas vacías de los bancos la cuota que el Gobierno de Puente Genil quiere subir a sus vecinos, no debería dejarse de tener en cuenta. Que antes de subir haya que revisar las exenciones de algunas entidades que no pagan por inmuebles de los que hacen un uso lucrativo, tampoco. Que como en otros municipios sea posible revisar al alza los impuestos a la industria más contaminante y a las grandes superficies para que, contaminando más y generando mucha más basura paguen más y no lo mismo que el pequeño comercio local y las PYMES, tampoco es cualquier cosa.


Hay muchas posibilidades de aumentar ingresos con criterios de justicia social y económica, y mucho trabajo previo antes de una subida indiscriminada y por igual a todo Puente Genil. Pero este equipo de Gobierno hace ya tiempo que dejó de hacer sus deberes.

Contenido relacionado