Un año sin ti, amigo “Betis”

5794

Por: JOSÉ MANUEL CABEZAS

Estimado Jose. El tiempo corre rápido y estos días vuelves a ser protagonista, allá donde estés, al cumplirse un año desde tu marcha. El año pasado fue todo tan impactante, tan improvisado y el ‘shock’ por tu ausencia nos conmocionó tanto a todos, que no pudimos despedirte como merecías. Ya han pasado 365 días de aquella luctuosa noticia que tanto trabajo nos costó escribir a todos tus amigos de los medios de comunicación, y aunque ya parece que se va viendo la luz al final del túnel de esta pesadilla, todavía seguimos a la espera de rendirte ese gran homenaje que tú te merecías y te sigues mereciendo. Porque a pesar del año transcurrido y de la discreción con la que nos dijiste adiós, tú, querido amigo “Betis”, sigues estando muy presente en la memoria de todos.

Sinceramente no sé ni cómo aguanté de pie aquella tarde a las puertas del campo de fútbol mientras veía como tus amigos montaban un altar lleno de velas y flores en tu recuerdo. Allí estaban todos, la directiva del Salerm, tus chavales del equipo de Primera Andaluza, los aficionados del fútbol de Puente Genil de toda la vida, y mucha gente joven que se fue haciendo mayor luciendo año tras año, temporada tras temporada, una camiseta roja y un pantalón negro, esos a los que siempre dabas consejos, con los que te encantaba bromear y con los que tuviste más que una simple amistad. Verlos destrozados, colocando fotos tuyas en silencio y sin parar de llorar me impresionó muchísimo, pero la vida tenía que seguir y eso intentamos, continuar hacia adelante porque seguro que eso es lo que tú hubieses querido que hiciésemos.

El Salerm recibió muestras de cariño y de pésame de un sinfín de procedencias. Hasta el mismísimo Rafael Gordillo, uno de los ‘gordos’ a los que tú más estimabas, envió una carta a tu familia trasladando las condolencias oficiales de tu Real Betis Balompié. Hemos quedado en hacerte un partido de homenaje, cuando se pueda; la sala de prensa del Estadio Manuel Polinario lleva tu nombre, pero este año no la hemos podido ni tan siquiera usar porque la pandemia nos obliga a coger las declaraciones fuera de sitios pequeños y cerrados; y algunos tenemos en mente organizar un torneo anual de fútbol base en tu memoria, cuando la ocasión así lo permita. Todo se andará y creo que la mayoría de la gente estará de acuerdo en ello.

En este año, la huella y el legado que dejaste han estado muy presentes. No te quiero ni contar lo huérfana que has dejado a tu querida cofradía de la Borriquita, el silencio que se respira por las tardes en tu cole, el Ramón y Cajal, donde echan muy en falta tu carácter, simpatía y amabilidad, e incluso los chavales que reparten el “Puente Genil Información” también de vez en cuando tienen presente que con el ‘Betis’ esto se hacía de esta forma o de otra. Es muy extraño todo, pero es que la sociedad anda revuelta con esto de la pandemia y todos estamos a verlas venir. No obstante, como a ti lo que verdaderamente te gustaba era el fútbol, creo que hablo por todos cuando digo que se nos sigue haciendo muy raro no poder intercambiar impresiones contigo sobre cómo van las cosas en el club.

Está siendo un año muy complicado, una temporada atípica, unas veces con partidos a puerta cerrada y otras con aforo limitado, pero a pesar de todo eso y que algunas veces se nos escaparon puntos importantes, el Salerm ha sido capaz de ganar en el Nuevo Arcángel al Córdoba B, y hasta el Domingo de Ramos, justo a la hora en que en condiciones normales tu Virgen de la Estrella debía haberse lucido por la Matallana, marcábamos el gol de la victoria en el derbi en Lucena. Ya sabes cómo nos va en el play-off de ascenso, y aunque subir va a ser muy complicado, estamos a tres partidos de lograrlo. El primero se jugará en casa el día 23, y a partir de ahí, que sea lo que Dios quiera, o mejor dicho, lo que tú puedas negociar por ahí arriba, que con tu forma de ser, seguro que ya estarás moviendo tus ‘cositas’ para ver si podemos llevarnos alguna alegría más, aunque también te digo que si tu Betis acaba clasificándose para jugar en Europa tampoco tendrás motivo de queja.

No se me olvidará en la vida, Jose, el minuto de silencio que te rindieron en el primer encuentro de fútbol que se jugó tras tu partida. Te puedo asegurar que me tiré llorando como un crío bajo la coraza de la mascarilla los primeros cinco minutos, completamente ajeno a lo que pasaba sobre el césped, y también se me hizo difícil aguantar las lágrimas en el reportaje que te prepararon en el Solo Puente Genil donde tu gente te recordó con cariño. Ese Paquito Espejo contando como no te separaste de él cuando lo de Almodóvar; Pepe García, que vino desde Montilla, explicando cómo eras entre bambalinas en aquellos años en Herrera; Nico recordando vuestro ‘feeling’ futbolístico que daría para una novela; Tino y Francis desgranando lo que representabas y representas para el club; López, “Guaete”, tus hermanas, tus hermanos, Carmen Rivas, Manoli la directora del colegio…. Se dice que las personas nunca se van mientras se las recuerda, y tú, querido José Delgado, a pesar del año transcurrido, nunca te has ido de nuestra memoria, al contrario, sigues muy presente y te llevamos guardado en el corazón…. como a Eusebio, como a Pedro, y como a tantos y tantos pontanenses que se han ido en estos meses de pandemia y que descubrieron el fútbol y la pasión por unos colores desde muy pequeños, yendo cogidos de las manos de sus abuelos al Jesús Nazareno. Seguid dándonos fuerzas desde arriba para superar todo esto. No os olvidamos.

Por: José Manuel Cabezas