Un Café con la Escuela Ciclista de Francisco Antonio Morón

8457

Hace poco más de un año, hablando con Francisco Morón (doble campeón de Europa, que en ocasiones se nos olvida), me contaba que era realmente difícil llevar adelante la escuela ciclista, con una treintena de críos, mucha ilusión, muchas voluntades (Cristina, Pesca… la de horas que le habéis pegado también), muchas ganas, pero muy poca «pasta» y pocos apoyos más allá de los estrictamente necesarios. Pues la cosa ha cambiado sensiblemente y más que va a cambiar por lo que cuenta el señor Morón.

La labor que venían haciendo no ha pasado desapercibida y pese a que aún seguimos arrastrando las consecuencias de la pandemia, la escuela goza de muy buena salud, con más de el doble de integrantes, bastantes de ellos chicas, que se van animando más que nunca, patrocinadores que lo están haciendo posible con su apoyo y hasta alguna que otra ayuda institucional.

Esta vez en lugar de la subida al castillo, nos vemos en el flamante «Pump Track» que Ayto ha montado en la pitilla, así que hay que agradecer a la concejalía de deportes (Jose, ahora solo falta el espacio tras la piscina cubierta y lo bordamos 😉 ) y aunque no lo puedo confirmar, me da a mí que alguna presión aparte ha habido (puedes darte por aludido, Chencho).

Es un circuito pequeño y pensado para que los más jóvenes (y no tan jóvenes), puedan ganar técnica y entrenar con seguridad lo más difícil del ciclismo de montaña, «las manos».

Un verdadero gustazo ver los resultados del trabajo por el deporte base y gracias a los voluntarios y los patrocinadores que lo hacen posible… Ah! y por supuesto, gracias a Álvaro Arroyo (AVA Eventos), que es el culpable, para variar, de las espectaculares tomas aéreas

Noticia Relacionada