Antonio Fernández Díaz «Fosforito», cumple hoy 90 años

48

Este miércoles 3 de agosto, el maestro Antonio Fernández Díaz “Fosforito”, llave de oro del cante, cumple 90 años. “Fosforito” es un hombre que lo ha sido todo en el flamenco, triunfando en los escenarios de todo el mundo, sintiéndose siempre orgulloso de sus orígenes, del pueblo que le vio nacer y de los numerosos amigos que tiene en esta tierra que a lo largo de toda su vida han estado a su lado compartiendo una trayectoria artística brillante.         

El maestro no sólo es un cantaor digno de todos los reconocimientos posibles, sino que también es un estudioso del cante, lo que propició el cambio de la «ópera flamenca» al «cante jondo» impulsando el flamenco expresado con el mayor de los sentimientos y colaborando a ordenar dicha expresión artística, obteniendo todos los premios y sorprendiendo por su conocimiento en todos los palos del flamenco en el Primer Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba celebrado en el año 1956 que le catapultó a la fama.  Desde entonces, nuestro paisano ha sido premiado en numerosísimas ocasiones por su labor de dignificación y universalización del flamenco, la revitalización de estilos en desuso y la relevancia de sus aportaciones creativas.

Puente Genil, su pueblo, no ha sido ajeno a esa extraordinaria trayectoria y allá por la década de los ‘80 le concedió la merecida distinción de hijo predilecto, si bien ha sido recientemente cuando se le han otorgado los grandes premios que han acabado por convertirlo en todo un mito de este noble arte, como el Premio Pastora Pavón “Niña de los Peines” otorgado por la Consejería de Cultura de la Junta (1999), la Llave de Oro del Cante, máxima distinción dentro del panorama flamenco (2005), la Medalla de Andalucía (2006),  y la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo, un galardón que le fue entregado por el Príncipe de Asturias en diciembre de 2007.                                  

Pero pese a todo, “Fosforito” fue el hombre que apostó decididamente por la celebración de un festival flamenco de relevancia en su ciudad natal, y así, en 1967 logró que arrancara el por aquél entonces denominado  «Grandioso Festival de Cante Grande y Baile, Fosforito canta en su pueblo». Desde entonces, el cantaor pontanés siempre ha cuidado con mimo y esmero ‘su’ festival, actuando de manera consecutiva en 33 ediciones, la última en  2010, donde volvió a tributársele un homenaje.

Sin embargo, su bagaje no queda ahí. Además de recibir el cariño de sus paisanos, el legado de “Fosforito quedó inmortalizado con el descubrimiento, a finales de 2014, de un monolito en el Paseo del Romeral que perpetuará su trayectoria artística. La estatua realizada por Jesús Gálvez, recrea a ‘Fosforito’ en su apogeo artístico, con la fuerza y vigorosidad que siempre le ha acompañado en los escenarios.  Aquél día fue quizás uno de los más emotivos de su vida y él correspondió con emoción y sentimientos. “En 70 años de trotamundos he vivido muchas cosas en muchos países y continentes, pero gracias al Nazareno lo hemos superado, y tengo que seguir dándole gracias todos los días por tantos momentos de gloria que me ha dado y por la fortuna de haber sido distinguido con honores y distinciones que no estaban en mis sueños”, afirmó el cantaor.  “Yo soy un viejo cantaor que ha tenido la fortuna de haber hecho en la vida lo que más le gustaba, siempre he puesto el alma en mi profesión y el mejor premio para mí es el haber podido disfrutar de mi familia y de mis amigos, haciendo del flamenco mi razón de ser”.

Un año más, en estas fechas, el nombre y la trayectoria de “Fosforito” deben estar muy presentes para recibir el cariño y la felicitación de sus paisanos, en un día muy especial para él, el de su 90 cumpleaños.