OPINIÓN – SERGIO VELASCO: Cómo erradicar los malos olores del casco histórico de Puente Genil

5849

Desde hace muchos años, los vecinos del casco histórico de Puente Genil, especialmente los del barrio de La Isla, conviven de forma cotidiana con un olor insoportable procedente del río y de las alcantarillas o imbornales de la vía pública.

El problema tiene solución, pero simplemente no se está haciendo lo suficiente para atajarlo. Desde aquí y desde un punto de vista técnico y constructivo, queremos aportar las propuestas que estamos seguros, funcionarían, actuando sobre:

  • El estado de la red de alcantarillado
  • Aliviaderos del colector general que vierten al cauce del río sin tapa o clapeta
  • Los lodos y aguas estancadas en el Azud de La Alianza
  • El recrecimiento del Azud de Torremembrillo para desviar caudal al canal de La Alianza
  • La pendiente invertida del colector de la calle Contralmirante Delgado Parejo

La cuestión de los malos olores no solo supone un deterioro evidente de la calidad de vida de muchas personas afectadas de manera injustificable por esta situación, sino también un riesgo para su salud, sin olvidar la pésima imagen que cualquier visitante del casco antiguo se llevará de nuestro pueblo.

Mención especial merecen los residentes del entorno del Río de Oro, es decir, caño Carretas, cuesta Baena, plaza Nacional, calle Luna o la propia calle Río de Oro. No se trata en este caso de una cuestión puntual, sino de una situación de insalubridad y malestar intolerable, que produce que los grifos y cromados de sus viviendas estén ennegrecidos por la acción de los gases que emanan del entorno, que no puedan abrir las ventanas a muchas horas del día, o que todo tipo de insectos y roedores abunden por su entorno.

Ante estos problemas el equipo de gobierno muestra una indolencia que se aleja mucho de velar por el interés general. En ningún momento han planteado una actuación integral y decidida para resolver estos problemas. Sólo acciones aisladas como las siguientes:

Desde el Ayuntamiento se ha acometido en el último cuatrimestre de 2020 una inversión cercana a los 50.000 € para el aislamiento de olores de la estación de bombeo de aguas residuales (EBAR) de Río de Oro. Una medida que es técnicamente aconsejable y adecuada.

Y en estos últimos días se ha canalizado un punto de vertido de aguas residuales que descargaba en el mismo canal de La Alianza, justo al lado del puente de acceso a la Isla del Obispo.

Pero se trata de destacar qué acciones no ha acometido el equipo de gobierno, no sabemos si por falta de interés, pasotismo o por una manifiesta incompetencia. Vayamos por partes.

El estado de la red de alcantarillado

La primera y más importante es que existen más de 5 alcantarillas en distintas zonas del barrio de La Isla que carecen de sifón. Es decir, no es que se haya roto, sino que no disponen de un elemento constructivo elemental para que el olor (gases) de los colectores no salga al exterior.

Alcantarillado de cuesta Borrego

Desde el PP de Puente Genil llevamos años alzando la voz por los olores que emanan de las alcantarillas. En e pleno de octubre de 2020, ante la dejadez frente al problema, solicitamos una inspección detallada de las alcantarillas o imbornales de todo el casco histórico, verificando la existencia de sifones y su estado de conservación. Más de medio año después, seguimos sin disponer del informe, aunque hemos conocido algunas conclusiones de este trabajo.

Dicho de otra manera, hay alcantarillas ubicadas junto a viviendas que están conectadas directamente con el colector de saneamiento sin ninguna barrera ni frente a los olores ni contra insectos y roedores. O sea, una autopista (sin peaje) para los gases, ratas y cucarachas.

Una situación intolerable, para la que pedimos desde el PP una actuación urgente, con cargo a los remanentes de tesorería no consignados del ejercicio 2020.

En otros casos, el problema de las alcantarillas no es la carencia de sinfón de aislamiento, sino que dicho elemento esta roto. Igualmente exigimos su reparación.

Aliviaderos del colector general que vierten al cauce del río sin tapa o clapeta

El colector general de saneamiento de Puente Genil viene desde la zona de La Pitilla, pasando por las laderas del Río de Oro hasta llegar a la plaza Nacional, rodeando el barrio de La Isla por calle Postigos, plaza Emilio Reina, Juez Lorenzo Carmona, Jesús, Cruz de San Juan y San Sebastián para terminar saliendo hacia el Señor del Río.

Aliviadero Paseo Ricardo Moreno Ortega

Para evitar que entre en carga en días de mucha lluvia, es decir, que reviente, se disponen aliviaderos a lo largo de su recorrido que tienen la función de evacuar el agua directamente al río cuando se alcanza un determinado nivel de llenado en el propio colector.

Ejemplos de ello tenemos en la plaza Emilio Reina, desde donde sale un aliviadero que vierte al río a través del paseo Ayudante de Ingeniero Ricardo Moreno Ortega. Otro similar se encuentra al final de la calle Ancha, que descarga al río en la zona de La Barca.

El propio tubo de descarga de ambos aliviaderos, carece de tapa o clapeta, un elemento que tiene la función de abrirse cuando el aliviadero soporta corriente de agua, y mantenerse cerrado cuando no corre agua por el mismo. La instalación de clapetas evita corrientes de aire que entren al colector a través del punto de descarga en el río del aliviadero, y que por efecto chimenea alcancen cualquiera de las alcantarillas o imbornales de las vías públicas. Como es obvio, esta corriente de aire arrastra hacia el exterior todos los gases que se forman por descomposición en el interior del colector y terminan saliendo por las alcantarillas que carecen de sifón o que lo tienen roto.

Por tanto, es urgente y necesario instalar clapetas o tapas de cierre de los puntos de vertido de los aliviaderos. Algo muy barato y fácil de resolver.

Los lodos y aguas estancadas en el Azud de La Alianza

Otra de las cuestiones importantes desde el punto de vista de erradicación de olores y puntos de insalubridad es evitar el embalsamiento de agua y lodo en el viejo azud de La Alianza.

En este punto se han ido acumulando durante años los efluentes vertidos junto al puente de acceso a la Isla del Obispo procedentes de la red de saneamiento, y posiblemente otros caudales vertidos por las laderas del Río de Oro, y los vertidos en días de mucha lluvia desde el aliviadero de la estación de bombeo del Río de Oro. Convirtiendo el entorno del azud en una ciénaga insalubre.

Por tanto, es prioritario limpiar de manera inminente el tramo final del canal de La Alianza, en concreto el espacio entre el puente de acceso a la Isla del Obispo y el propio azud, para evacuar esos lodos y abrir un punto de salida en el azud que impida que nuevamente vuelva a retener los vertidos. Entendemos que eso sería básico para acabar con los olores.

Igualmente hay que desbrozar y limpiar de vegetación todo el entorno del canal, que es una selva, para evitar incendios, y permitir detectar otros vertidos no identificados.

El recrecimiento del Azud de Torremembrillo para desviar caudal al canal de La Alianza

Queremos destacar que es necesario que vuelva a correr agua por el canal de La Alianza. Según varias opiniones técnicas, la forma de erradicar la sedimentación masiva que se viene produciendo en el entorno de las compuertas de cabecera que permiten el paso del agua al canal de La Alianza, es el recrecimiento del azud de Torremembrillo, también conocido como azud de Pavigesa.

Esta actuación requiere del apoyo técnico y la autorización de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, ya que no hay que olvidar que este problema es una consecuencia de la obra de ensanchamiento del cauce frente a las avenidas que fue desarrollada y supervisada por este organismo. Por tanto, que reparen el daño causado.

La pendiente invertida del colector de la calle Contralmirante Delgado Parejo

Según parece, el colector que atraviesa la calle Ancha, se construyó de forma defectuosa, con errores de topografía en el trazado, de manera que hay tramos con una cota inferior al punto de descarga, lo que implica la acumulación de sedimentos.

Este puede ser otro de los problemas de generación de olores que, por tanto, precisaría planificar y acometer cuando antes la reurbanización de dicha calle, siguiente la estética de la calle Don Gonzalo.

Conclusiones

Frente a todos estos problemas no caben más excusas, hay que comenzar de inmediato con lo más elemental de manera decidida y buscar la financiación y colaboración para los problemas más graves.

Lo que está claro es que la culpa no es de las subidas o bajadas de nivel del río, como se atrevió a sugerir Esteban Morales en sede plenaria.

Hay muchas incidencias claramente identificadas y con soluciones al alcance de la mano. ¡Al tajo!

Sergio Mª Velasco Albalá. Portavoz de Partido Popular.