Cuenta atrás para la Feria de Puente Genil con numerosas tareas pendientes en El Garrotalillo

9026

A Puente Genil le queda menos de un mes para revivir una de sus fiestas más esperadas después de dos años sin celebrarse debido a la pandemia: la Feria Real. La noche del 14 de agosto volverá a encenderse esta edición de la Feria, la sexta que se celebre en el recinto ubicado junto al Parque del Garrotalillo. Sin embargo, después de un largo periodo sin casetas populares, la experiencia del pasado año con el funcionamiento de los cacharritos, y lo que es peor, los efectos de la inflación (el presupuesto para montar una caseta subirá entre un 20 y un 25% para unos colectivos que se ven obligados a subir los precios de la carta), generan mucha expectación en torno al comportamiento de la población pontana y de la que pase unos días en la localidad procedente de otros puntos de la comarca, Andalucía y España entre el domingo 14 y el viernes 19 de agosto.

El ambiente que se está registrando en las verbenas invita al optimismo, pero siempre habrá quien quiera disfrutar de unos días de vacaciones lejos del municipio. Más si cabe cuando en 2022 los días de fiesta se desarrollarán, una vez transcurrida la festividad del 15 de agosto, entre martes y viernes. Por lo que tanto empresas como negocios o particulares aprovecharán – el que pueda o lo haya planificado así – para echar la persiana.

A estos factores hay que sumar la percepción que tienen los colectivos y caseteros que hacen posible la Feria Real pontana sobre la superficie del recinto ferial, que después de dos años sin esta celebración sigue teniendo asuntos pendientes y que pasan por la mente de este sector.

¿Módulos o casetas de obra?

En primer lugar se puede situar la explanada que durante once meses sirve de aparcamiento público del Campo de Fútbol Municipal Manuel Polinario “Poli”. Este espacio, que se estrenó siendo de albero, se sometió a trabajos de mejora para dejarlo en su estado actual: asfaltado y pavimentado. Sin embargo, no se ha dado nunca el paso de construir casetas de obra. Actualmente está vigente el modelo de instalación de carpas mediante el alquiler de módulos que, hasta este año, el propio Ayuntamiento incentivaba a su reserva regalando el primero mientras el resto de espacios (el que lo solicitaba) corrían a cuenta del colectivo. Pero en 2022 se ha cambiado la fórmula para apostar por la financiación de una parte de cada módulo. ¿Se abrirá ese diálogo entre los colectivos y el Ayuntamiento para ver las ventajas e inconvenientes tras esta edición de la Feria Real? La pregunta se la hacen muchas personas que trabajan en el Garrotalillo a mediados de agosto en Puente Genil.

Mejorar el acceso al recinto a través de un vial de emergencia

Actualmente, la oferta de casetas populares de Puente Genil ofrece numerosas propuestas y actividades para que la gente se lo pase en grande. Aunque la fluidez en su funcionamiento podría ser susceptible de mejora. Varios caseteros apuntan a SoloPuenteGenil.com que mejorar las condiciones de acceso al recinto ferial a través de un vial de emergencia para la entrada y salida de vehículos autorizados ayudaría a los colectivos a trabajar con mayor comodidad en caso de imprevistos que puedan surgir durante las maratonianas jornadas de trabajo. Para ello, el propio Ayuntamiento podría suministrar a los colectivos unos pases para uso exclusivo al recinto a través de una vía de comunicación abierta sólo para coches que necesiten estar cerca de las casetas bajo esa justificación.

Escasas empresas especializadas en el montaje de casetas

Uno de los problemas que más están acusando los colectivos en este año es el clásico de todas las ferias de la provincia de Córdoba, Andalucía, y España: la falta de empresas especializadas en el montaje e instalación de casetas de feria. Pocas han sobrevivido a la pandemia. Y las que lo han hecho no dan abasto con el añadido de que han subido los precios. Pero hay tareas concretas dentro de la labor de montaje como la decoración que en muchas ocasiones compromete a las personas voluntarias de los colectivos a pedir favores con tal de conseguir escaleras o andamios para trabajar en altura. El esfuerzo desinteresado que invierten durante días para que las casetas estén en perfecto estado lleva a varios colectivos a plantear opciones en las que intervengan el propio personal del Ayuntamiento, pero la realidad es que el alto coste que tiene para, por ejemplo, una Corporación Bíblica, levantar una caseta, les lleva a descartar por completo encargar este trabajo a una empresa por el riesgo de que la facturación generada durante los días de feria sirva para sufragar íntegramente el coste del montaje de la caseta y que el colectivo salga perdiendo en la operación. Contando con que ya el suministro de electricidad y agua corre a cuenta de los caseteros; y aún así surgen problemas.

Es habitual que los desagües de las cabinas de baño portátiles sufran atranques que han obligado a los caseteros a solicitar servicios de fontanería extraordinarios para solucionar esta situación que se genera cada año.

¿Se saca menos partido del esperado a la Caseta Municipal durante la Feria de Puente Genil?

Pero si hay un asunto que también genere debate – tanto como la necesidad de aumentar las sombras y la arboleda en el recinto ferial – es el de las actividades musicales. La Delegación de Festejos del Ayuntamiento de Puente Genil ha hecho una apuesta decidida por una programación de calidad que traerá a artistas como Antonio Orozco, Ara Malikian, Paco Candela y El Canijo de Jerez al patio del Colegio Agustín Rodríguez, donde un año más se celebrará el Festival de Cante Grande “Fosforito” tras el fiasco de su 49º edición en el estreno de la Caseta Municipal, donde los propios artistas expresaron su incomodidad sobre el escenario y que llevó a la Delegación de Promoción del Flamenco a trasladar de nuevo esta prestigiosa e histórica cita con el cante al recinto educativo ubicado dentro del casco urbano. La Caseta Municipal acogerá actuaciones y una programación de actividades con entrada libre hasta completar aforo, mientras que los conciertos de Orozco, Malikian y compañía serán de pago.

Los caseteros se muestran preocupados por la posibilidad de que los asistentes a estos espectáculos musicales desistan de ir a la Feria por la distancia que separa el Colegio y el recinto ferial (1,3 kms). Existe, en cualquier caso, la posibilidad del desplazamiento en bus urbano como ha ocurrido en las últimas ediciones, lo cual es hasta positivo por la incompatibilidad de ponerse al volante y el consumo de bebidas alcohólicas. Hay quien piensa incluso en que si la fórmula de traer artistas de renombre funciona, no sería descabellado organizar un concierto del mismo nivel que los de este año en la Caseta Municipal el 13 o el 20 de agosto, pero la influencia del Festival de Cante Grande “Fosforito” y su sede hasta ahora permanente en Agustín Rodríguez es un recurso que se brinda cada 14 de agosto como para sacarle partido.

Precisamente hace unos años, el traslado de la Feria Real desde la avenida de Europa a su lugar de celebración actual, efectuado en el año 2014, sirvió para impulsar un significativo cambio en positivo. La afluencia de público creció tras unos años de decadencia debido a la crisis económica del 2008. Y es que el recinto ferial pontanés supuso un reclamo cuenta con más de 8.500 metros cuadrados para la instalación de las atracciones de la calle del infierno, casi 5.000 para casetas populares, y una caseta municipal que supera los 3.000 metros cuadrados. El futuro, y sobre todo el nuevo escenario que se abre tras la pandemia, determinará el camino que recorrerá una Feria Real que, en el caso de la de 2022, se espera con más ganas que nunca.