DESPILFARRO en el festival flamenco de Puente Genil

204

Que la gestión en la contratación del Festival de Cante Grande “Fosforito” es un desatino, es una conclusión a la que es fácil llegar si se tiene conocimiento de cómo se viene desarrollando en los últimos años.  No podemos olvidar que a nivel municipal la responsabilidad recae en el Ilustre Ayuntamiento de Puente Genil, y que en caso de que fuese óptima y el gasto fuese adecuado, nos proporcionaría una mejor programación anual, sin olvidar que todo se paga con dinero de los contribuyentes por lo que es de interés general.

Ya que hablamos de desatino, corresponde argumentar cómo se ha venido realizando la adjudicación de la contratación del festival desde la legislatura pasada.  Lo que aquí se cuenta es información de primera mano, experiencia propia del autor del artículo, nada de especulaciones ni habladurías que vengan de terceros, ni nada que no pueda demostrar con documentación que se conserva a buen recaudo.  

«la gestión en la contratación del festival de cante grande «Fosforito» es un desatino»

Quien viene negociando con el ayuntamiento la contratación de los artistas en los últimos años, es el representante/comisionista pontanés Luis Torres Rubio, quien parece tener un “compromiso vitalicio”, pues no hay manera de que pueda trabajar otra oficina.  Y vamos a explicar por qué.

La igualdad de oportunidades para las distintas empresas que desean concursar, es algo que no precisaría discusión pero la realidad es que parece no ser así.  Lo cierto es que el representante citado podría tener información de forma anticipada, ya que reserva a los artistas antes que ninguna oficina.  A modo de ejemplo: Si la licitación para la contratación del festival se publica el 15 de mayo y se da a conocer el cartel deseado, cuando se contacta con los artistas, estos te dicen que ya lo tienen comprometido con Luis Torres desde febrero.  ¿Cómo es posible? ¿”Todos” los años se filtra el cartel accidentalmente en favor de este señor? (se conservan todos los correos o what´s app con las oficinas de los artistas consultados, que demuestran lo aquí escrito)

«Sí, en Puente Genil se pagan los cachés más caros que en otros lugares de la misma importancia»

Un servidor puso en conocimiento del alcalde y de la entonces concejala, Lola Gálvez, lo que venía ocurriendo, pero incomprensiblemente parece que han seguido tolerando que esto suceda.  Conste que quien esto escribe no acusa al consistorio de “mala intención”, pero sí de una incompetencia supina.  Sencillamente, no se sabe trabajar y por lo tanto se ponen en manos de un representante, sin caer en la cuenta de que quien contrata mira por su interés y no por el flamenco ni por el dinero de Puente Genil.

Lo peor de todo es que esta situación ha generado que apenas exista competencia a la hora de elaborar un presupuesto, ya que muchas oficinas no quieren licitar aquí para no perder el tiempo, pues te dicen que “ya está hecho”.   Todo esto provoca un aumento en los cachés, ya que se trabaja a comisión y mientras más se paga el beneficio es mayor.  Sí, en Puente Genil se pagan los cachés más caros que en otros lugares de la misma importancia, y urge acabar con ese DESPILFARRO.   Conservamos facturas de otros festivales, de igual importancia que el nuestro, de los mismos artistas que aquí han venido un año determinado, y en el mismo mes de agosto, y la diferencia puede llegar hasta los 2.000 ó 4.000 euros.  ¿Acaso aquí nos sobra el dinero?  ¿Hay que explicar toda la programación que se podría hacer en Puente Genil con ese dinero mal gastado?

«no se acusa al consistorio de mala intención, pero sí de una incompetencia supina»

Según parece, se había creado una especie de asociación (consejo asesor) con profesionales y aficionados pontanenses,  que se iba a encargar de velar por una adecuada elaboración del cartel del festival, y una correcta gestión del mismo, pero a día de hoy, y ya vamos tarde, no tenemos noticias de que haya movimientos.   Sin embargo sí tenemos información de que el ínclito representante Luis Torres, ya está reservando la fecha del 14 de agosto a algunos artistas (lo podemos demostrar).  ¿No se ha publicado la licitación para el festival, ni el cartel a presupuestar, y ya se reservan artistas?  Todo apunta a que se puede repetir el patrón de la legislatura pasada en la contratación de nuestro festival.

La nueva concejala, Eva Torres, tiene en sus manos la posibilidad de que la gestión de nuestro festival tome un rumbo que beneficie más a Puente Genil y su flamenco, e impedir que se cometan los despropósitos que vienen sucediendo.

Este es quizás un artículo incómodo, pero persigue que se alcance un punto de inflexión y se mejore la gestión de nuestro evento flamenco más importante,  que nos sitúa en el mapa flamenco todos los años el 14 de agosto.