El artista Eugenio Rivas desarrollará su proyecto artístico «Un jardín de emergencia», en la barriada Francisco de Quevedo

253

“Un jardín de emergencia”. Ese es el nombre del proyecto de arte contemporáneo que en las próximas semanas se ubicará en la barriada Francisco de Quevedo, una iniciativa que desarrollará el artista Eugenio Rivas en colaboración con la delegación municipal de Cultura del Ayuntamiento de Puente Genil, y que también está apoyada, a nivel educativo por el CEIP. Maestro Enrique Asensi y por los alumnos del ciclo de Integración Social del IES. Manuel Reina.

En palabras de la concejala, Eva Torres, “se trata de poner en marcha un proyecto de artes plásticas en la línea de arte contemporáneo, concebido como proyecto social, artístico, cultural, social y medio ambiental, como arte en acción a través de formas artísticas”. La edil destacó que el proyecto, que tiene un presupuesto de 10.000 euros, cuenta con apoyo económico de la Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí, aportando ésta el 45% del importe total del mismo, y estará desarrollada por Eugenio Rivas, doctor en Bellas Artes y profesor universitario. “Puente Genil es una ciudad media y debería ir incluyendo estas formas de actuar con el arte”, señaló la concejala quien valoró positivamente la implicación de colectivos y vecinos en la propuesta artística.

Por su parte, Eugenio Rivas indicó que el “jardín de emergencia” se enmarca dentro de un proyecto artístico global que persigue revisar la estructura social y artística de las ciudades, sobre tres ejes de actuación, las artes plásticas, la arquitectura y la creación audiovisual, todo ello  generando un cuidado del entorno y al mismo tiempo un espacio de convivencia social. Rivas recordó que este tipo de proyectos quizás no tienen la posibilidad de actuar a largo plazo, pero sí permiten sembrar una semilla con la esperanza de cuidarla y que perdure con el paso del tiempo. “Con esta idea buscamos un arte relacional entre personas”, dijo el artista, quien enfatizó en el hecho de que este jardín sea “un sitio de todos y para todos, donde apetezca ir, y que plasme una idea de belleza, hasta cierto punto sostenible y ecológica, favoreciendo en todo caso que sea la relación que configuremos entre las personas la que determine lo que vaya a ser”.

Eugenio Rivas quiso dejar claro que su obra no va a ser un parque al uso, ya que “es temporal y no pretende mantenerse en el tiempo”, pero sí recogerá valores como el afecto, el cuidado, la acción, la celebración y la re-evolución”. En su obra, el artista estará acompañado por su hermana, María Rivas, arquitecta de profesión; y también por Antonio Arrabal, dinamizador de equipo y Páramo, formado por Lucas Alcántara y Manu Rocha, que secuenciarán el proceso desde el punto de vista audiovisual. Los trabajos comenzarán en breve y se prevé que estén terminados en torno al mes de marzo, aunque como el artista precisó “allí veremos el arte más allá de las formas, sin grupos escultóricos, con el propósito de trabajar en comunidad y establecer lazos de cuidado, de ahí que agradezca el interés trasladado desde el Colegio Enrique Asensi, que han mostrado un gran entusiasmo por el proyecto, y también a David Cáceres, como responsable del área de Integración Social del IES. Manuel Reina, ya que en última instancia ellos también colaborarán para que la iniciativa sea posible”.