Imagina…

1153

“Imagina” un pueblo vivo con una sociedad civil activa y articulada en multitud de asociaciones de vecinos y de aldeas, culturales y sociales, de empresarios y consumidores, y hasta de AMPAS. “No es difícil hacerlo” en Puente Genil. Ahora, recuerda la letra de nuestra Constitución, recuerda que es el pueblo de donde emanan todos los poderes de un Estado, que tiene que ser Social y Democrático, donde la participación directa en los asuntos públicos es un derecho fundamental. 

Imagina un pueblo, como el nuestro, con multitud de asociaciones inscritas y en el que ya se dispone de espacios públicos, suficientes para que dichas asociaciones ocupen su domicilio social y su punto de unión donde poder construir sus propuestas. Recuerda que Puente Genil es un pueblo cercano a las fronteras de un provincia, en el que nunca se construyeron murallas y done la gente es abierta.

“Diréis que soy un soñador, pero no soy el único”, imagina un Ayuntamiento que elabore unos presupuestos con la participación directa de estos colectivos, que atienda a los proyectos de la ciudadanía organizada no sólo como hace el nuestro sino que incluya además esa participación de forma integral en una gestión municipal y transversal. O dicho de otro modo, imagina un Ayuntamiento donde no exista espacio para la especulación, propaganda, clientelismo o política profesional. Imagina unos plenos y unas comisiones de concejales con la participación directa de nuestros vecinos.

Diréis que soy un soñador, imaginando un Ayuntamiento con menos peso burocrático donde los técnicos y concejales se dediquen al estudio y mejora de los proyectos ya presentados por la sociedad articulada. Donde el programa electoral se confeccione para dar respuesta a esta sociedad articulada.

«Imagina un ayuntamiento menos burocratizado y más participativo por los ciudadanos»

Imagina a toda la ciudadanía participando en asuntos públicos, de forma transparente y a través de sus asociaciones, donde no quepan proyectos costosos y especulativos dado que todos tengan que venir avalados por un número de asociaciones concretas.  Imagina la reducción de costes que este modelo de gestión supondría para nuestro Ayuntamiento, y el aumento correlativo de la partida para inversiones.

Puedes seguir diciendo que soy un soñador, que la ciudadanía no quiere ni ser presidente de su comunidad de propietarios o que dicha medida puede ser populista. Pero, imagina que estas asociaciones, dentro de su autonomía, no estuvieran solas. Imagina que estuvieran tuteladas y supervisadas desde nuestro Ayuntamiento, por sus técnicos y concejales.

«Imagina a la ciudadanía participando en asuntos públicos a través de sus asociaciones»

Imagina la capacidad de toda esa ciudadanía a la hora de difundir y divulgar los proyectos municipales que se ejecuten sobre cultura, medio ambiente, salud, educación cívica, seguridad y un largo etc.  Imagina, por ejemplo, a esos vecinos haciendo pedagogía y poniendo las bases para el fomento de los valores necesarios que nos lleven a un sistema de resolución de conflictos en el que prime la mediación y el consenso.

Imagina un Ayuntamiento con este modelo de gestión, con un reparto equitativo entre concejales, técnicos y ciudadanos. Sin profesionales de la política pero con profesionales dedicados parcialmente a su concejalía o a la participación ciudadana. Sin plenos con mociones teledirigidas ni de competencia no municipal.

Imagina en definitiva un Ayuntamiento con representación directa, más democrático y menos burocrático, afiliado al pueblo y no al partido, a través de la participación ciudadana.  Imagina otro modelo de gestión para conseguir recursos suficientes.  “Diréis que soy un soñador pero no soy el único, quizá algún día os suméis a nosotros y el mundo será de todos.”