Opinión: Hasta el agua, todo es política. Por Chencho Moreno

11566

Resulta curioso cómo un tema tan importante como el modo de gestión del agua de Puente Genil, posiblemente uno de los ejes fundamentales de esta legislatura, tenga que tratarse a contrarreloj.

Desde Ciudadanos, y así lo firmamos en nuestro acuerdo de gobierno, nos mostramos favorables a un modelo de gestión directo del agua, es decir público, buscando la máxima eficiencia del servicio de abastecimiento, saneamiento y depuración. Y para dar ese paso es necesario un estudio pormenorizado y completo de todos los escenarios posibles, junto con un respaldo técnico sin fisuras.

Hasta ahora, la realidad ha sido que cuando parece que llevamos trabajando dos años se ha tenido que cancelar un Pleno Extraordinario con el único punto del día el de decidir el modo de gestión del agua, y sacar del orden del día del Pleno Ordinario siguiente la votación del modelo de gestión del agua. El motivo: la falta de consenso político por la falta de un criterio técnico suficientemente fuerte..

Un tema tan importante como este no puede hacerse a contrarreloj

Que se pretenda defender la idoneidad de EMPROACSA, empresa de la Diputación de Córdoba que explotaría el servicio del agua, saneamiento y depuración, más criticando a Aqualia que reforzando sus posibles virtudes, no demostradas de hecho en localidades del calado de Puente Genil, no es el modo más favorable de tratar de justificarse. Durante mi etapa como Concejal de Aguas defendí, y sigo defendiendo, la gestión de Aqualia en sus responsabilidades: ágiles, resolutivos, con capacidad financiera y de adelanto de capital suficiente, de movilizar recursos en cualquier momento y de estructura de empresa muy posicionada en este sector no solo a nivel nacional. Que es una empresa y quiere ganar dinero: por supuesto. Pero que no por ello no ha hecho un buen trabajo, de hecho acabó de facto con un enorme problema de suministro de agua en Puente Genil con la ejecución del nuevo depósito a cargo de las inversiones en la firma de su prórroga, que al menos en la parte que conozco para mí es una cuestión que no tiene discusión alguna. Es también la parte política la que ha de hacer su función y velar por el buen hacer de las cosas, y la estrecha colaboración público privada para sacar el mayor rendimiento posible

He defendido la gestión de Aqualia. La parte política también debe velar por el buen hacer de los servicios

Ya en su momento, en mi dimisión como Concejal de Aguas, manifesté que no podía seguir al frente de esta delegación por la total falta de transparencia en las negociaciones que se estaban haciendo entre el resto del Gobierno Local y EMPROACSA, y de las que yo no me sentía partícipe.

La realidad es que nos encontramos contra la cuerdas, en mitad de un pleito en el que Aqualia argumenta que no se le ha informado, o no se ha hecho suficientemente bien, de la finalización del servicio un año antes como marcaba el pliego. Con dos plenos en los que no se ha llegado a tratar el asunto por no disponer de informes técnicos suficientemente concluyentes. Con una votación muy ajustada, demasiado ajustada, para la importancia y la repercusión del tema que estamos tratando y con muchas incógnitas sobre la mesa.

De repente parece que la única opción posible es la de gestión directa a través de EMPROACSA. No digo que no pueda llegar a ser una gran opción, pero antes habrá que valorar si es la que más inversiones ofrece con igualdad en las ofertas que se estudien, si va a poder actuar en los puntos donde sí podría hacerlo cualquier concesionaria, si es la que mejor y más ágil servicio va a prestar a Puente Genil, o en cuánto va a afectar a EGEMASA el dinero que va a dejar de ingresar por dejar de gestionar la depuradora. Y esto son ejemplos de otras muchas cuestiones. Demasiadas variables para resolver una ecuación tan importante.

Es momento de buscar, precisamente, interés general por encima de una intención política, y con unas elecciones a la vuelta de la esquina, todo es política!

NOTICIAS RELACIONADAS