Las entrevistas de El Pontón, en mayo de 1989 con… JOSÉ SEGUNDO JIMÉNEZ RODRÍGUEZ

115

Publicado en El Pontón nº 33, mayo 1989

Original de Miguel Jiménez López

José Segundo Jiménez Rodríguez es de las pocas personas que de verdad no necesita presentación entre nosotros. Sin embargo, conviene recordar que es A.T.S., Profesor de E.G.B., Licenciado en Historia, investigador de vocación, primer director del B.I.M. «ANZUR» y de LA REVISTA «EL PONTÓN», fundador de la Colección «ANZUR» de publicaciones, director del Colegio Agustín Rodríguez, etc. etc. Y sobre todo un hombre inquieto y permanentemente preocupado por Puente Genil. Es, sin duda, una biografía apresurada pero que da referencia de una dilatada ejecutoria, de una vida con un horizonte altruista que fija la meta en el servicia a su pueblo.

«La idea inicial de la Expo-Infantil 92 fue mía y hoy ya cuenta con una gestora que preside como persona física Miguel Vallejo Berral, y a la que pertenecen como secretario José Manuel Porras Torres y como vocales Francisco Genil, Antonio Pineda, Maruja Muñoz, Joaquín Ruiz, Enrique Porral, José Manuel Jiménez Aguilar, Pedro Rivas Bachot y Federico Abaurre Reina. Existe una Asociación Expo-Infantil Puente Genil-92 de la que yo soy el Comisario. Nuestro propósito es conseguir que con motivo de la Exposición del 92 que tendrá lugar en Sevilla, Puente Genil se convierta en lugar de encuentro y residencia de unos tres mil niños de países sudamericanos, árabes y sefarditas atendiendo a todas las culturas que en mayor o menor grado intervinieron en el descubrimiento de América y estaban establecidas en España por aquellas calendas. El lema que se ha elegido ha sido «LA MEJOR CULTURA: EL AMOR ENTRE LOS PUEBLOS». Para instalar a los niños en nuestro pueblo hay varias ideas en proyecto, como es la de traerlos escalonadamente, o bien todos en la misma fecha y con una permanencia de 7 u 8 días, para lo cual se podrían habilitar colegios, domicilios particulares, residencias, etc. Hemos pensado en los niños porque creemos que en la juventud prevalece más el corazón que el pensamiento y que es una edad más sentimental y afectiva que intelectual».

Las personas y las propias comunidades no se pierden por los errores que cometen, sino por las omisiones. Por eso José Segundo genera esa incansable actividad que le caracteriza sin temor al yerro. Él sabe que siempre queda mucho de provecho en pie, duradero y perdurable en el cedazo de la Historia, esa máquina de orientar inercias. Todo este ajetreo le ha venido colocando en el visor telescópico de las envidias más soterradas, esa especie de cardenillo que se adhiere invariablemente a las personas que disfrutan de una excelencia gozosa.

«Mi deseo es que cada grupo de 40 niños cuente con un cuidador, un sanitario, etc. de modo que estén adecuadamente atendidos. Los estatutos de la Asociación han sido ya aprobados por la Junta de Andalucía y se está diseñando un logotipo para representarla, Para este verano está prevista la publicación de «Arco-Iris» una revista monográfica para difundir nuestra Expo que editará, a ser posible, en árabe, israelí y castellano cada tres meses, si es posible, con el apoyo de entidades como Iberia y Coca Cola. De todas maneras, conviene aclarar que estamos abiertos a todas las sugerencias. Durante los días en que los niños invitados permanezcan entre nosotros se realizarán excursiones con todos los trabajos hechos previamente por escolares americanos y españoles. Se han calculado unos setenta niños ganadores entre los participantes de cada país. La O.N.C.E. está muy interesada desde el momento en que el 20 % de los participantes serían minusválidos. Los trabajos a presentar serán sobre todo manuales, desde fotografía, pintura, grabado, escultura, hasta cerámica, literatura, etc. Además, habrá exhibiciones de juegos escolares y deportivos para solaz de los niños. Recurriremos a diversos museos para completar y enriquecer la muestra. Procuraremos que los niños que sean descendientes de españoles se encuentren en Madrid y puedan conocer la provincia y el pueblo de sus antepasados y lógicamente, disponer de un recinto en Sevilla reservado para nuestros huéspedes».

En su día fue el promotor de aquella Expo-Genil de grata memoria que tan buenos frutos diera y tanto renombre a nuestro pueblo, una idea que luego otros, con menos valía y escrúpulos se apropiaron y quisieron hacer pasar por suya. Por ello José Segundo renuncia de aquellos que se dicen carismáticos, porque sabe que actúan desde arriba provocando la abdicación y enmascaran sus caprichos y fracasos con brillos artificiales con la única finalidad de engañar para permanecer. Nadie nace con sabiduría y el esfuerzo diario, junto al ingenio, son los síntomas más evidentes de que se está haciendo camino.

«Pretendemos que los visitantes que se dirijan a Sevilla, se desvíen para llegarse antes a Puente Genil, para lo cual se colocarían los oportunos carteles invitadores y señalizaciones en Despeñaperros. La raíz de todo esto consiste en demostrar que a través de la cultura se puede mover un pueblo. Para todo lo expuesto y en el tiempo que queda se podría reconstruir el Castillo Anzur y emplearlo como símbolo de este encuentro de culturas y que sirva de lugar de retiro o de estudio, ofreciendo seminarios, clases para extranjeros y lugar de ubicación de esa biblioteca de 40 mil volúmenes donada por el Sr. Carmona, un exiliado pontanés. Complemento de ello sería un parque forestal en Cordobilla que puede ser un lugar de recreo y de competiciones acuáticas. En este sentido queremos hacer un hotel y remansar el rio Genil desde el Señor del Río para hacerlo navegable al menos en el tramo del pueblo. A lo mejor suena todo esto a utopía, pero puede servir para que en el 93 se estimulen los empresarios a invertir y crear trabajo y riqueza. Al mismo tiempo se podría exigir a la administración a terminar el Teatro Circo, la Casa de la Cultura, el Campo de Deportes, las instalaciones de Los Franciscanos, los Riegos Genil-Cabra, las carreteras de nuestro entorno y tantos proyectos como hay pendientes de culminación. El día 15 de mayo tuve una entrevista en Sevilla con Don Joaquín Montaño, Director General de la Expo-92 y D. Alfredo Jiménez Delegado de Cultura de la Comisaría. Ambos me alentaron ya que les agradó el proyecto presentado y que me dieron grandes esperanzas».